Nueva Pagina Web


Nos mudamos a una nueva y mejor pagina

Te esperamos en las-piqueteras
Haz click aquí o en la imagen



miércoles, 30 de diciembre de 2009

Contra la represión de Kirchner y Macri

Por un 30 de diciembre de memoria y lucha…
Por un 30 de diciembre…

Contra la represión de Kirchner y Macri

Juicio y castigo a los responsables políticos y materiales del asesinato de Rubén Carballo, de la represión en Viejas Locas y de la masacre de Cromañón.

¡Fuera Macri y todo su gobierno! Disolución de la UCEP, la Policía Metropolitana y todos los aparatos represivos
¡Abajo la represión de Kirchner y Macri! Defen
damos todas las luchas obreras.

Hoy se cumplen 5 años de la noche en que, por responsabilidad de Aníbal Ibarra, Omar Chabán y el tejido corrupto integrado por funcionarios
del Estado y por la Policía Federal, fueron masacrados 194 jóvenes en Cromañón. Esa noche, el régimen social capitalista, sus partidos, su policía y su Estado mostraban con crudeza toda su descomposición.

Hoy, en un nuevo aniversario de la masacre de Cromañón, ese mismo régimen social está descargando brutalmente una ofensiva represiva sobre la clase obrera y particularmente sobre la juventud explotada de nuestro país.



La Policía nos mata con su corrupción. La Policía nos mata con su represión.

Hace 5 años, la corruptela capitalista compuesta por el gobierno K, los empresarios de la noche y la policía provocó el incendio en Cromañón.

Hoy, hace semanas nada más, ese mismo entramado se llevó la vida de Rubén Carballo. Fue la complicidad entre el grupo capitalista Fénix, el gobierno de Macri y la Policía Federal de los Kirchner la que organizó la represión en el recital de Viejas Locas, que terminó matando a Rubén de un derrame cerebral. La represión policial, con el asesinato de Rubén, produjo un nuevo Walter Bulacio.

Lo mismo sucede con las redes de trata, que actúan con total impunidad a lo largo y ancho del país, protegidas por la policía y tanto por los gobiernos provinciales como el nacional. Esto queda claro porque Kirchner y Macri han sancionado la Ley de Trata y el Código Contravencional para garantizar la impunidad de los proxenetas. Es gracias a esa misma impunidad que los criminales se llevaron a Federica y la devolvieron a su madre, diciéndole que "cuando quieran la pueden volver a secuestrar".

Ni que hablar ya de los escandalosos y múltiples casos de "gatillo fácil". Este tipo de prácticas pintan de cuerpo completo a la Policía Federal como una verdadera asociación ilícita que dirime sus disputas con métodos mafiosos.

Estos cuatros casos, entonces, están unidos por una misma realidad: las corrupción de la Policía Federal, las cajas negras de la Policía Federal, el crimen organizado por la Policía Federal y la represión de la Policía Federal. Y todo esto, desde ya, con la total complicidad del poder político de turno. Tiene su lógica. Los necesitan. Los gobiernos de Kirchner y Macri defienden a esta "mafia estatal" porque la necesitan para garantizar que la crisis capitalista la paguen los trabajadores.  

Reprimen a la juventud. Reprimen a los luchadores.

Por eso hay que entender que la represión de la Federal no sólo demuestra su corrupción sino que es parte de un determinado momento político: los capitalistas le reclaman al gobierno K que "que recupere las calles" y que "ponga orden". Quieren aplastar las luchas obreras en curso. Por eso se ensañan también contra la juventud.

Está ahí para demostrarlo el desalojo violento de la Bonaerense contra los trabajadores de Kraft, ordenado por Scioli y Aníbal Fernández, que están luchando contra los despidos y en defensa de su propia organización independiente.

Está ahí para demostrarlo, también, el masivo retorno del movimiento piquetero que está luchando por trabajo y copó con casi 15000 personas la Av. de Mayo. Sin lugar a dudas, ya podemos hablar de un auténtico "Kraft Piquetero".

Por eso, en la misma línea represiva que tuvieron con Kraft, van las recientes declaraciones de Aníbal Fernández: "El viernes, el jefe de Gabinete les había advertido que el Gobierno tendría que 'poner las cosas en caja', ante los cortes de tránsito y los calificó como 'hechos netamente políticos' que 'poco tenían que ver con reclamos reales'. Según dijo, algunas de estas entidades quieren 'licencia para tener una suerte de ejércitos privados'." (Agencia DyN, 21/12/09). Está declarando que van a reprimir.

Macri viene a coronar este proceso creando la Policía Metropolitana, una policía integrada por efectivos entrenados en escuelas de contrainsurgencia dirigidas por el imperialismo yanqui, que tendrá su propia división anti-piquetera. Los trabajadores de la Ciudad ya conocemos los objetivos de Macri: la nueva policía porteña tiene como antecedente inmediato a la UCEP, la brigada del macrismo que se dedica a desalojar violentamente a los explotados de la Capital Federal.

Un complot en marcha: Scioli, Duhalde y la Bonaerense

Pero la cosa no se queda ahí. Si de descomposición se trata la Policía Bonaerense, y con ella el propio gobierno de la Provincia, no se quedan atrás. Ya se habla de intentos "destituyentes" y hasta de "auto-acuartelamientos": "La cúpula de la Policía Bonaerense ratificó hoy ante la Justicia la denuncia del ministro de Seguridad de la provincia, Carlos Stornelli, sobre la posible participación de efectivos en delitos para desestabilizar al Gobierno de Daniel Scioli (…) También los tres jefes policiales coincidieron en que 'esta gente es capaz de cualquier cosa' pero que no los ven 'con la valentía de armar una conspiración contra el Gobierno', aunque aclararon que 'podrían matar ciudadanos'."

En el mismo sentido se ubica la presentación judicial realizada por Stornelli, "en la cual figura que tres asesinatos de mujeres fueron realizados para desestabilizar al Gobierno de Daniel Scioli". (Daniel Casal, NA, 22/12/09). Están diciendo que la policía está dispuesta a matar trabajadores para profundizar la crisis política de la provincia y, por lo tanto, a todo el nivel nacional.

No es casual que en este cuadro de fuertes choques el propio Duhalde haya dicho que "además de la fuerza policial se pueden utilizar todos los recursos disponibles, como la Gendarmería, la Prefectura y hasta la infraestructura del Ejército, y así tener en claro cuántos delincuentes juveniles hay y poder tratarlos". Sí, Duhalde quiere usar al Ejército para reprimir a la juventud. Esa es su plataforma para la interna del PJ y para las presidenciales del 2011.
Tengamos bien en claro algo: estamos ante una ofensiva represiva contra los trabajadores y la juventud, que tiene como objetivo central lograr que la crisis capitalista la paguemos nosotros y no los patrones. En este marco, hay una furiosa disputa por el poder entre los partidos patronales que ya está empezando a remover hasta los cimientos descompuestos de las fuerzas policiales. Y, para colmo, cada vez más se plantea el fantasma del default argentina: "Veinte provincias cerrarán 2009 con sus cuentas en rojo" (La Nación, 20/12/09). La crisis política nacional va reuniendo de a poco pero a paso firme, entonces, las condiciones para un nuevo estallido social.

Unamos todas las luchas contra la represión

¿Qué rol tiene que jugar la lucha por justicia para los pibes de Cromañón, entonces? Lo primero es saber quiénes son nuestros aliados y quiénes nuestros enemigos. En este cuadro nacional donde la Ciudad Cromañón se está comiendo a la Argentina, la línea divisoria la tiene que establecer la propia represión de la Policía Federal y Bonaerense.
De un lado, están los Kirchner, los Macri, la UIA, la Sociedad Rural, la AEA y el conjunto de las patronales quienes exigen al gobierno más represión para despedirnos de los lugares de trabajo, aumentarnos las tarifas de los servicios y los precios de la comida, privatizar nuestra educación, eliminar los planes sociales. Y el gobierno de los Kirchner, junto con Macri, sigue la indicación al pie de la letra. Por eso, es fundamental la independencia política del Estado y sus gobiernos. Sin independencia política de todas las variantes patronales, no hay victoria posible.

Del otro lado, están los trabajadores, los partidos de izquierda, las organizaciones de derechos humanos, los centros de estudiantes y los familiares y amigos de Rubén Carballo, Luciano Arruga, Federica, Jorge Julio López y los tantos miles de casos de represión o desaparecidos en democracia. Por eso es fundamental la consigna: "Juicio y castigo a los responsables políticos y materiales del asesinato de Rubén Carballo, de la represión en Viejas Locas y de la masacre de Cromañón.". Porque tenemos que unir todas las luchas contra la represión y poner las más recientes en primer lugar.

El movimiento de Cromañón, con su firme lucha a lo largo de 5 años, se ha ganado un  respeto y un lugar indiscutible en la lucha contra la corrupción y la impunidad de la policía, los empresarios y el poder político.

Por eso, desde el FEL y Las Piqueteras, planteamos que este 30 de Diciembre sea una jornada de memoria y lucha: que la lucha por los pibes de Cromañón sea la misma lucha que la todos los trabajadores y la juventud de todo el país. Este 30 de Diciembre, unamos todas las luchas contra la represión de Kirchner y Macri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibí en tu correo las novedades de Las Piqueteras