Nueva Pagina Web


Nos mudamos a una nueva y mejor pagina

Te esperamos en las-piqueteras
Haz click aquí o en la imagen



sábado, 20 de agosto de 2016

"NO ES SÓLO CORDERA, ES ALDANA"



CRIMINALIZAN A CORDERA MIENTRAS CRISTIAN ALDANA SIGUE LIBRE CON 7 DENUNCIAS PENALES POR ABUSO SEXUAL AGRAVADO Y CORRUPCIÓN A MENORES


NO ES SÓLO CORDERA, ES ALDANA


EL PROBLEMA NO ES EL ROCK,

SON LOS ABUSADORES SEXUALES Y LA COMPLICIDAD DEL ESTADO





Gracias al coraje de un estudiante de periodismo la semana pasada salieron a la luz las repudiables declaraciones del cantante Gustavo Cordera en el marco de una actividad institucional en la Facultad de Arte. En la misma Cordera declaró que "Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente" y, preguntado sobre las denuncias de abusos que pesan sobre Cristian Aldana, cantante de El Otro Yo y presidente de la Unión de Músicos Independientes, declaró que era sabido por él las relaciones sexuales de Aldana con menores y que "Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger”.


Luego de eso declaró que "Si yo tengo algo bueno para darte puedo desvirgarte como nadie en el mundo", en relación al sexo de adultos con menores de edad. Ante estas declaraciones misóginas y en favor de los pederastas desde la Agrupación de Mujeres en Lucha Las Piqueteras repudiamos por completo sus dichos y apoyamos incondicionalmente a las compañeras que denuncian los abusos sexuales sufridos por Cristian Aldana.

A su vez, la difusión de las nefastas declaraciones de Cordera abrió el debate sobre el rol de los periodistas (y en este caso estudiantes de periodismo) frente a un reglamento que les impedía dar a conocer lo dicho por los entrevistados en estos encuentros. Entendemos que lo que ha hecho el estudiante Jonatan Dalinger es lo que corresponde: mostrarle a la sociedad los eventos de interés público. Por eso respaldamos su decisión de hacerlo público y repudiamos nuevamente a Cordera que, de forma polémica, declaró sobre el estudiante que "Él sí violó el acuerdo que teníamos entre todos. Él sí es un violador”.

El violador es Cristian Aldana y Cordera con sus dichos no ha hecho más que confirmarlo. Es por esto que decimos: detrás de Cordera está Aldana, un violador que se esconde detrás de la figura de “artista” para abusar de menores y de mujeres.


EL PROBLEMA NO ES EL ROCK, SON LOS ABUSADORES SEXUALES Y LA COMPLICIDAD DEL ESTADO

Los dichos de Cordera en los medios dieron pie para que un sector del periodismo manifieste que los abusos serían algo inherente al ámbito del rock, algo que desde Las Piqueteras repudiamos y por eso decimos que el problema no es el rock sino que el problema son los abusadores sexuales. En este sentido Elizabeth Vernaci declaró que “ ¿Cómo el músico pone el límite y dice: 'no me la cojo, tiene 16 años?'. Porque las pendejas se les regalan, de verdad se les regalan. Yo he visto chicas regaladas en las puertas de la radio”. Por un lado entendemos necesario señalar que el límite es el que pone la ley a la hora de prohibir que los mayores de edad tengan sexo con menores. En este sentido apoyamos a las denunciantes que siendo menores de edad fueron abusadas sexualmente por Aldana siendo chicas de 13, 14, 15, 16 y 17 años. Cuando hablamos de menores, el alegado “consentimiento” nada tiene que ver. Más allá de que la menor quiera o no, se trata de un delito. Cualquier otra interpretación es sencillamente flexibilizar la norma para garantizar la impunidad del pederasta y revictimizar a la víctima.
   
Apoyamos lo dicho por las denunciantes y varios músicos del rock que se han solidarizado, el movimiento de #YaNoNosCallamosMás no es en contra de la música sino en contra de los abusos en el rock. La música Erica García fue contundente en este sentido cuando repudió a Cordera y explicó que “Eso no es el mundo del rock, las groupies sí existen, que son las que mueren por los músicos, que sí son capaces de tirarse encima tuyo, de besarte y agarrarte pero eso no significa que el otro la corresponda y se aproveche de eso (...) esto no pasa así en todos lados, hay gente que lo habilita y otra que no". Lejos de ser que al “músico” “le cuesta poner límites” lo que sucede es que hay abusadores sexuales que utilizan el lugar de músicos para sacar provecho de la admiración de sus fans y cometer el delito de violación contra menores de edad (y mujeres mayores de edad). El problema por lo tanto no es la música, el rock o las fans sino la violencia sexual y los abusadores sexuales. No es un “peligro” ir a la puerta de la radio a bancar a un ídolo de música, el peligro es que haya un violador suelto como Aldana que sigue en libertad.

YA NO NOS CALLAMOS MÁS: EN EL ROCK Y EN TODOS LADOS.

Detrás de los dichos de Cordera y del periodismo se pudo hacer ver esta semana las denuncias que pesan sobre Cristian Aldana, que debe ir preso por violador de forma inmediata. Al momento pesan sobre él 7 denuncias penales por abuso sexual agravado y corrupción de menores, y se siguen sumando con el correr de las semanas más denunciantes. En dichas causas judiciales aún no se ha dictado la prisión preventiva ni se ha dispuesto una restricción de acercamiento de Aldana para con las víctimas. Esto ha originado que el abusador se haga presente en un festival realizado por las víctimas en el Obelisco al sólo fin de hostigar e intimidar a las denunciantes gritándoles “feminazis”. Sobran los motivos para que la justicia resuelva las medidas que necesitan las víctimas para que el acusado deje de amedrentar y entorpecer la investigación judicial.

Al tiempo que se levantó la voz contra los abusos cometidos por Aldana también se hicieron conocer las denuncias contra Miguel del Popolo, músico de la banda “La ola que quería ser chau” , contra el tecladista de la banda La Missisipi y contra otros músicos. Pero también se levantó la voz contra los abusos cometidos por Dante Palma, actual docente suspendido de la Facultad de Filosofía y Letras, contra Fernando Madedo en el IUNA de Artes Visuales y contra el periodista Lucas Carrasco. Llamamos a que todas las mujeres que hayan sufrido abusos a que se sumen a la lucha por justicia organizando asambleas como la de las compañeras de #YaNoNosCallamosMás. Para terminar con la complicidad del Estado con los violadores tenemos que romper el silencio y poner en pie un masivo movimiento de mujeres que respalde a las víctimas y las aliente a denunciar a los violadores


CORDERA ADMITIÓ SABER QUE ALDANA TENÍA RELACIONES CON MENORES: PEDIR PERDÓN Y “PONERTE EN NUESTROS ZAPATOS” ES DENUNCIAR TODO LO QUE SABÉS DE  LOS ABUSOS EN LA JUSTICIA

Cordera escribió una carta pidiendo perdón “MUJERES, poniéndome en sus zapatos vuelvo a pedir perdón desde mi auténtico ser VARÓN (...) Traicioné a mi persona que repudia toda clase de violación y ofendí al universo de la mujer, que es lo que menos hubiera querido hacer. ” Desde Las Piqueteras respondemos que sí Cordera quiere estar en nuestros zapatos debe denunciar a los violadores y declarar en sede judicial lo que él ya ha admitido en la entrevista de Tea Arte que sabe de los abusos de Aldana. Si tenía conocimiento de esta situación debe presentarse como testigo en las causas a fin de sumar elementos que demuestren lo que las denunciantes vienen diciendo: Aldana es un violador y debe tener prisión preventiva.

En su carta menciona que se ataca más los dichos que a los violadores o abusadores. “Con este episodio aprendí que las palabras son más condenadas que los hechos, al ver que sin haber violado a nadie, ni abusado de nadie, tuve una condena social más dura que un violador o un abusador”. En este sentido Elizabeth Vernachi expresó: “Yo lo voy a seguir escuchando porque no lo hizo, lo dijo. No es lo mismo decir una barbaridad que ir y fajar a una mina o violarla”. Los hechos muestran que Cordera está siendo penalizado por sus de sus dichos (misóginos y repudiables) y no Aldana por sus reiterados hechos de violación. ¿Se está refieriendo a esto Cordera y Vernachi? Si están contra los violadores, los llamamos a repudiar explícitamente a Cristian Aldana.

Por otra parte, desde Las Piqueteras queremos señalar que la criminalización de la opinión no es el camino para acabar con la violencia hacia las mujeres. En este sentido rechazamos el accionar judicial del Consejo de Mujeres, el INADI y de las denuncias entabladas por Fiscales y particulares que no ponen el foco en Aldana sino en la criminalización de la opinión, o sea la censura. Ahí está la persecución política macrista contra la oposición política y social llegando al extremo de meter presos a dos pibes por un Twitter. La actuación del poder judicial patriarcal promovido por el poder político macrista es penalizar la libertad opinión imputando a Cordera y negar las medidas preventiva que reclaman las víctimas de Aldana, sin siquiera incorporar en la investigación un allanamiento a su domicilio para avanzar en la efectiva imputación como sí lo hacen con Cordera.

Desde Las Piqueteras sostenemos que el daño que hace a las mujeres la violencia verbal de Cordera es infinitamente menor al daño que hace a todas las mujeres legitimar a un Consejo Nacional de las Mujeres y a un INADI que no apoyan los Encuentros Nacionales de las Mujeres o el daño que hace a todos los luchadores legitimar un control policial por parte del Estado sobre el uso de la palabra. Apostamos al repudio popular a Cordera y sobre todo al aislamiento de los violentos en todos sus ámbitos. Reclamamos, por eso, que la Unión de Músicos Independientes fije posición al respecto y dado que Cristian Aldana sigue a cargo de la presidencia de la institución los llamamos a que usen las vías estatutarias para su remoción hasta que la justicia falle sobre su responsabilidad en los abusos denunciados.

La lucha contra los violadores es responsabilidad de todos. Millones de mujeres estamos en las calles desde el #NIUNAMENOS. Ahora #YANONOSCALLAMOSMÁS. Vamos por cárcel  a Aldana y a todos los violadores.

Las Piqueteras, 15 de agosto de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibí en tu correo las novedades de Las Piqueteras