Nueva Pagina Web


Nos mudamos a una nueva y mejor pagina

Te esperamos en las-piqueteras
Haz click aquí o en la imagen



lunes, 2 de noviembre de 2009

La Iglesia católica apoya el golpe de Estado en Honduras

Revista "Las Piqueteras" N° 1 - Octubre

La Iglesia católica apoya el golpe de Estado en Honduras



El Papa Benedicto XVI dice “no apoyar el golpe”. Sin embargo, la Iglesia Católica hondureña defiende el golpe de Estado en Honduras y apoya abiertamente a Micheletti sobre la base de afirmar que dicho gobierno no rompe con “la constitucionalidad democrática del país”. Asimismo, ha salido a negar las decenas de muertes perpetradas al pueblo hondureño por la represión estatal. Incluso, en nombre de “la paz” agitó contra el regreso de Zelaya alegando que “podría desatarse un baño de sangre”. En boca de la Iglesia, que es una de las principales organizadoras del golpe, esto más que un consejo es una amenaza.

Es que la Iglesia de Honduras está dirigida por el cardenal Héctor Madariaga quien fue candidato a Papa y pertenece al Opus Dei (una camarilla católica de ultraderecha), que durante la década de los ’70 creció bajo el ala de los gobiernos de facto de América Latina dirigidos por EE. UU. El fundador del Opus Dei, el español José María Escriva (santificado en 2002), declaró que “las mujeres deberían ser como alfombras donde la gente pueda pisar”. Son enemigos declarados de las mujeres.


La Iglesia de Madariaga ha reforzado su inserción en el Estado de la mano de Zelaya: varios diputados entraron a la banca en la formula oficial. Más tarde, el acercamiento de Zelaya a Chávez colocó al clero en la oposición. Se enfrentaron por el veto presidencial que hizo el Ejecutivo al proyecto de los legisladores clericales que proponían la prohibición de la pastilla del “día después”. Pese a los choques con la Iglesia, Zelaya cedió en otros puntos. En el 2006, la Iglesia y los protestantes junto con los liberales desarrollaron una ofensiva en el Parlamento contra la difusión de las guías para la educación sexual propuestas por el Ministerio de Educación. Zelaya detuvo su reparto y creó comisiones con el clero para la elaboración de los programas.

El clero fogonea a la derecha en todo el continente

El golpe en Honduras importa al conjunto de los pueblos latinoamericanos ya que es la expresión más avanzada del ataque continental de la derecha pro- imperialista. No sólo eso: también es un factor que refuerza el rabioso derechismo de las burguesías nativas y le abre paso al imperialismo. Recordemos que fue el golpe de Estado en Honduras el que preparó el terreno para la instalación de bases militares yanquis en Colombia. En medio de esta disputa entre nacionalistas y derechistas, el clero fogonea abiertamente la ofensiva pro-imperialista.

Tanto la Iglesia hondureña como la ecuatoriana apoyaron al golpe al alineándose abiertamente a la ultraderecha. Más tarde, la conferencia episcopal latinoamericana en la que participaron las Iglesias de Venezuela, Colombia y Ecuador rodeó de solidaridad al propio Madariaga sin decir una sola palabra contra los golpistas. Frente al reforzamiento de las bases militares yanquis en Colombia, el clero de Venezuela, Colombia y Ecuador apoyó “las medidas de seguridad interna” como necesarias para los países en su lucha contra la guerrilla, avalando así la política de Uribe y el imperialismo.

Obama y el Papa quieren derrotar la rebelión del pueblo hondureño

El fantasma de la rebelión popular sigue vivo en el continente y es el gigante que puede aplastar la ofensiva derechista. Por el temor a que la resistencia plantee un cuadro insurreccional, el imperialismo de Obama como el Propio Papa Benedicto XVI dicen “no apoyar al golpe”. Sin embargo, lo que sí proponen es una “salida diplomática” y de “consensos”, es decir, que vuelva Zelaya para aplicar el programa derechista de Micheletti. Oscar Arias, presidente de Costa Rica y fiel aliado de los yankis, ha propuesto entonces la restitución pero sobre la base de un gobierno de “unidad nacional” con la derecha, el adelantamiento de las elecciones, la amnistía a los golpistas y la paralización del plebiscito por la reforma de la Constitución.

Los nacionalistas capitulan

Mientras la derecha, con el apoyo de la Iglesia, impone una dictadura en Honduras, los nacionalistas y los centroizquierdistas capitulan f rente a l a reacción. Por empezar, el propio Zelaya aceptó la propuesta de Obama, que luego no prosperó por el rechazo de Micheletti. Es que Chávez y Zelaya, a pesar de su cacareo no están dispuestos llevar a fondo la movilización de las masas trabajadoras y expulsar a la derecha mediante el armamento de los trabajadores. Por su parte, Zelaya ha llegado al ridículo de llamar a “milicias populares pacificas”, en medio de crecientes ataques armados contra la resistencia. Como Perón en 1955, Zelaya prefiere el golpe gorila antes que al pueblo en armas.

Abajo la complicidad de la Iglesia Católica. Paso a la mujer trabajadora.

El heroico pueblo hondureño se encuentra en la calle. Las trabajadoras, las campesinas, las amas de casa, las estudiantes, en definitiva, todas las mujeres juegan un rol destacado en la resistencia. Por nuestra parte, tenemos que darles un apoyo contundente a esas valientes mujeres que luchan contra el golpe y contra cualquier acuerdo con los golpistas. Por lo tanto, el movimiento de mujeres argentino tiene planteado superar el nacionalismo burgués en descomposición y sumarse a esta lucha contra la ofensiva continental de la derecha, el imperialismo y el clero. En este sentido, desde Las Piqueteras vamos a luchar porque cada una de las comisiones del XXIV Encuentro Nacional de la Mujeres repudie el apoyo que la Iglesia Católica le da al golpe de Estado de Honduras.

Que el XXIV ENM se pronuncie por:

¡Abajo el golpe de Estado! ¡Viva la resistencia del pueblo de Honduras!

¡Por la restitución incondicional de Zelaya!

¡Ningún acuerdo con el imperialismo y la derecha hondureña!

¡Abajo la complicidad de la Iglesia Católica con el golpe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibí en tu correo las novedades de Las Piqueteras