Nueva Pagina Web


Nos mudamos a una nueva y mejor pagina

Te esperamos en las-piqueteras
Haz click aquí o en la imagen



miércoles, 3 de junio de 2015

[#NIUNAMENOS] QUE LA MARCHA DEL #NIUNAMENOS CONVOQUE UNA REUNIÓN ABIERTA Y PERMANENTE CONTRA LOS FEMICIDIOS

Las Piqueteras frente a los 5 puntos de las periodistas convocantes a la movilización


QUE LA MARCHA DEL #NIUNAMENOS CONVOQUE UNA
REUNIÓN ABIERTA Y PERMANENTE CONTRA LOS FEMICIDIOS


Apoyamos los 5 puntos para iniciar un debate y un movimiento a nivel nacional.
Sólo con organización y lucha podremos transformar nuestros reclamos en realidad


Las primeras periodistas convocantes a la movilización (Ingrid Beck, Marcela Ojeda, Soledad Vallejos, Claudia Piñeiro, Mercedes Funes, Florencia Etcheves, Hinde Pomeraniec) han planteado un petitorio de 5 puntos al que impulsan la adhesión de políticos bajo la consigna #DeLaFotoALaFirma. Más allá de las distintas versiones que circulan por internet, la más difundida plantea: “Me comprometo a: 1. Elaboración de un registro de estadísticas oficiales sobre violencia contra las mujeres y un índice de femicidios 2. Creación de fueros regionales especializados en violencia contra las mujeres con competencia en materia civil y penal. 3. Reglamentación en su totalidad de la Ley 26.485 y asignación de recursos. 4. Incorporación de la temática violencia contra las mujeres en todas las currículas educativas. 5. Creación de un Ministerio de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y varones”. Corresponde, por lo tanto, fijar posición ante el pliego de reivindicaciones de las organizadoras.



EL 3-J Y SU PLIEGO ES UNA CRÍTICA-PRÁCTICA DE MILES DE MUJERES CONTRA EL “ESTADO ACTUAL”


En primer lugar, desde Las Piqueteras queremos marcar que la sola elaboración de una serie de demandas es un paso positivo en sí mismo porque permite darle un contenido preciso a la consigna “#NiUnaMenos” y darle un cauce superador a la enorme experiencia popular que significará la jornada del 3-J. Por lo tanto, para centralizar todas esas energías de miles de mujeres y transformar la movilización en organización, queremos proponer la puesta en pie de “una reunión abierta y permanente contra los femicidios” al estilo de la campaña nacional por el derecho al aborto. Este método, ya inscripto en la tradición del movimiento de mujeres, permitirá poner en debate de manera democrática cuáles son los reclamos del movimiento y, a partir de esto, definir con claridad a quién se lo estamos reclamando (la actitud del movimiento hacia el poder político) y quiénes son nuestros enemigos y aliados.


En relación a los 5 puntos, desde Las Piqueteras firmamos el pronunciamiento de las organizadoras y apoyamos en la medida que sean un punto de partida para abrir el debate e incorporar todos los reclamos por los que ya lucha el movimiento de mujeres en Argentina. El pliego reivindicativo del 3-J, en tanto tal, es un intento por dar cuenta, desde la órbita estatal, de la situación de las mujeres en nuestro país impulsando reformas políticas que permitan visibilizar la problemática. Por eso se pide ‘más registros’, ‘más fueros regionales’, ‘más reglamentación’, ‘más educación’, ‘más ministerios’, etc.. El concepto de fondo, en nuestro opinión, podría interpretarse como: “liberemos al Estado de cualquier traba burocrática desatando sus manos y sacándole la venda de los ojos (y, por lo tanto, también a toda la ‘sociedad’)”. El planteo, claramente de filiación estatista, interpreta al Estado como un terreno en disputa para pelear por ver si forma parte del problema o parte de la solución. En este sentido, encierra un aspecto positivo que es oponerse al Estado ‘tal cual es’. Al plantear la reforma política, critica al Estado presente y abre un debate de masas sobre qué Estado necesitaríamos. Para mejor, al apoyarse en una multitudinaria movilización, la instalación mediática y el apoyo de gran parte de la población, este ‘reformismo de masas’ puede ser el vehículo para un proceso político progresivo o no en la medida de qué partidos políticos logren imprimirle su orientación. Ese es justamente el desafío y el debate que debe procesar el movimiento 3-J para no ser cooptado por los partidos patronales o caer en la desmovilización.


UNAMOS AL 3-J CON TODAS LAS DEMANDAS DEL MOVIMIENTO DE MUJERES


Al no estar conectado con el movimiento de mujeres que ya existe en Argentina y su extensa agenda de reclamos prácticos por el cual luchamos durante todo el año y todos los años en el Encuentro Nacional de Mujeres (aborto legal seguro y gratuito, jardines maternales, basta de precarización laboral, anticonceptivos, fuera los femicidas y violadores de las casas, casas refugio bajo control de las organizaciones populares, subsidio para las mujeres golpeadas iguales a la canasta básica familiar, trabajo en blanco, etc…) el pliego del 3-J se reduce a reformas políticas y no avanza en demandas sociales que den soluciones inmediatas al movimiento de mujeres. El principal límite de las reformas políticas propuestas por el 3-J, cuya utilidad también es discutible en sí misma, es que pueden ser tomadas como un techo y no como un piso. De ahí el peligro que el movimiento sea neutralizado y asimilado por los partidos patronales como el gobierno nacional kirchnerista o la oposición patronal que nada objetan a los 5 puntos sino que, de palabra, aplauden. De hecho, varios candidatos patronales han firmado este petitorio y las organizadoras lo difunden cuales ejemplos (Massa, Stolbizer, Donda, Garrido de la UCR, Zavaleta del FpV, Gladys González del PRO) cuando estos candidatos y funcionarios son totalmente cómplices o directamente encubridores de los femicidas como el caso de Massa en Tigre.


CON LA LUCHA DE MASAS: DE LA REFORMA POLÍTICA A LA REFORMA SOCIAL


Yendo un paso más adelante, pensar que es meramente un problema de estadísticas, recursos y educación, hace abstracción de la burocracia estatal enquistada en el CNM y de la exclusión de las organizaciones de mujeres de la discusión y aplicación de las medidas contra la violencia hacia la mujer. Seamos claros: que nosotras como piqueteras y militantes revolucionarias entendamos que la creación de un nuevo ministerio signifique una nulidad que sólo lleve a engordar la burocracia estatal o, en el peor de los casos, reforzar la capacidad del Estado contra el movimiento de mujeres no significa que podamos interpretar que un movimiento de reforma política no pueda incubar en su seno una proceso de lucha por reformas sociales. Por el contrario, esa dinámica se encuentra en el centro de la dinámica del marxismo y el movimiento obrero. La lucha del cartismo en Inglaterra por el derecho al voto para los trabajadores luego abrió paso a la lucha por las 8hs de trabajo. Las Piqueteras, por lo tanto, decimos: ni apología de los 5 puntos como hacen los partidos patronales, ni crítica ultra-izquierdista por querer crear un ministerio, ni llamarse al silencio como hace la inmensa mayoría de la izquierda argentina. Nuestra política es: que el 3-J asuma como propias todas las demandas del movimiento de mujeres en Argentina (porque eso no resta aliados sino que une la lucha contra los femicidios a miles de mujeres luchadoras) y, en ese marco, hacer la experiencia con las reformas políticas sobre la base de exigir un control democrático de esas instituciones por parte de la asamblea de lucha contra los femicidios y el conjunto de las organizaciones de mujeres. De esta forma, nos proponemos denunciar al Consejo Nacional de Mujeres y oponer la deliberación política de las mujeres a la burocracia estatal kirchnerista encabezada por Mariana Gras.


CON INDEPENDENCIA DEL PODER POLÍTICO Y JUNTO A TODAS LAS LUCHADORAS: PONGAMOS EN PIE UNA REUNIÓN ABIERTA Y PERMANENTE CONTRA LOS FEMICIDIOS


Desde Las Piqueteras, por lo tanto, planteamos: exigimos nuestras demandas a Cristina, Scioli, Macri y Massa (todos gobiernos responsables de los femicidios a distintos niveles y quienes son los principales protagonistas de las próximas elecciones presidenciales) y señalamos que, por lo tanto, nuestros enemigos son la presidenta, gobernadores, iglesia, jueces, policía y medios. A su vez, señalamos que nuestros aliados son los partidos de izquierda (en primer lugar el Frente de Izquierda y de los Trabajadores por su desarrollo nacional), todas las distintas expresiones de lucha del movimiento de mujeres y LGBTTIQ, el movimiento obrero, el movimiento piquetero, el movimiento estudiantil, las organizaciones de DDHH y el conjunto de los explotados de Argentina y el mundo entero.

Con estos planteos decimos: Sólo con organización y lucha podremos transformar nuestros reclamos en realidad. Desde Las Piqueteras llamamos a que la enorme marcha del 3-J sea el momento fundante de una organización nacional de mujeres contra los femicidios, con total independencia de la burocracia estatal del CNM y junto a todos los movimientos de mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibí en tu correo las novedades de Las Piqueteras